lunes, 5 de enero de 2015

Las películas me hacen llorar, bueno, también reír

Como varios integrantes de este blog pertenecen al grupo de pre-textos, ya conocen mi historia con la película de Bambi.

Para los que no, en pocas palabras les cuento que lloré tanto con la muerte de la mamá de Bambi que tuvieron que sacarme del cine y pude verla muchos años después.

Podría defenderme diciendo que tenía 5 años, pero la verdad es que hasta la fecha sigo siendo llorona.

Cuando tendría como 18 años, pasaron en el cine una repetición de Lo que el viento se llevó, lloré tanto que sollozaba, mamá me decía que me calmara porque la gente podría pensar que ella me había hecho algo.

Y hace como 15 años aproximadamente vi la de Más allá de los cielos, con decirles que el cine no me alcanzó, llegué a terminar de llorar en mi casa.

Y no han sido las únicas La fuerza del cariño, Melodía inmortal, Como si fuera cierto, entre muchas otras me han arrancado lágrimas jejeje

Hace poco me enteré de la demolición de uno de los cines que en mi infancia yo visitaba y en donde veía las películas de Disney, recuerdo que cada vez que entraba, iba repasando las figuras para ver cuales películas había visto y cuáles no.

Y cuando me enteré de su demolición, ¿adivina qué? Sí, le atinaron, lloré de tristeza. Lo sé, soy un peligro, yo no sé cómo no he provocado agotar mi lagrimal jejeje

Pero soy así, sensible y emotiva. También se reír, a veces, en las películas de Disney por poner un ejemplo, río más que los propios niños jeje

El cine y las películas representan uno de mis amores, disfruto tanto de las historias proyectadas en ellas. Al igual que con los libros, las películas me permiten soñar, visitar lugares, imaginar y evadir un poco esta realidad que a veces agobia.


24 comentarios:

  1. Te comprendo Hilda, a veces lloro con películas como si me hubiese pasado a mi, con los libros y hasta con música.
    Mejor no vamos al cine juntos inundamos la sala

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. tengo que confesar que me acordé de ti al escribir mi entrada y si amigo, no vayamos juntos, vamos a provocar un diluvio jijiji

      Eliminar
  2. Yo suelo llorar en las escenas tristes, pero lo hago sin hacer ruido, para que nadie se entere, especialmente mis hijos que cuando están cerca y ven que la película se pone triste, dejan de ver la pantalla para verme a mí y darse cuenta en qué momento empiezo a llorar :D
    Afortunadamente no es con todas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo no siempre soy ruidosa Miriam, pero se me nota de inmediato en la cara que lloré jeje

      jajajaja ya imagino a tus hijos vigilándote jajaja

      Eliminar
    2. Ah bueno, eso a mí también se me nota :)

      Si los vieras, me arruinan la llorada, jajajaja.

      Eliminar
    3. jajajaja sii oye no te dejan inspirar para llorar a gusto jajajaja

      Eliminar
    4. Jajajajaja me has hecho reír Miriam con eso de que te arruinan la llorada

      Eliminar
    5. Es cierto Loly, ahora ya ideé ver la tele con la luz apagada, así no se dan cuenta si estoy llorando o no, a menos que estén sentados a mi lado y de plano no pueda disimular.

      Eliminar
  3. Hilda... Supongo que eres masoquista, sabes de antemano que al ir a cine llorarás ¡y sigues yendo! Estoy molestando... :P
    Cuando dijiste que habías llorado con Bambi creí que era de adulta, e imaginarte en esa situación me pareció curioso. Yo cuando ingresé al grupo nunca había llorado con una película, recuerdo que la primera vez que estaba viendo Hachiko con mi exnovia y la vi llorando me pareció una actitud demasiado extraña, no alcanzaba a comprender esa situación. Es posible que me suceda alguna vez, y entonces comprenda. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja soy una masoquista inconsciente Alex, porque no busco ver películas dramáticas por elección, pero luego termino viéndolas o termino llorando aunque no sean películas dramáticas

      ah no, tenía 5 años!!! no me hubieran sacado del cine siendo adulta jajaja

      jajajaja pues mira, yo no había llorado con Hatchiko pero cuando la viuda se acerca al perro, me desmoroné jejejeje

      espero algún día puedas llorar, se limpian los lagrimales jajajaja

      Eliminar
  4. Yo soy poco llorona, nunca he llorado en el cine, aunque tampoco elijo películas que ameriten lágrimas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo también procuro evitarlas Tania, pero me gana la emoción jajaja

      está bien poder aguantarse en el cine de no llorar jejeje

      Eliminar
    2. Hilda, y yo que pensé que nadie le ganaba a Loly el ser llorona viendo películas melodramáticas, ja ja.

      Yo no lloro por más triste que sea la película y te cuento que he visto El campeón, que para mi es la película más triste que hayan producido.

      Eliminar
    3. jajajajaja mire nomás, no hubiera imaginado que Loly era tan llorona jejeje

      no puedo creer que no haya llorado con El campeón, si esa película es para cortarse las venas!!! jajaa

      Eliminar
    4. Mami! por qué me andas exponiendo en público??? qué vergüenza! jajajajaja.

      Eliminar
    5. Y es cierto Hilda, mi mami no lloró ni con El campeón, yo en cambio estaba en plena sesión de sollozos y lágrimas jajajajaja.

      Eliminar
    6. jajajaja algún día teníamos que saber eso de ti Loly

      no es posible, mira que de verdad El campeón es para morir de llanto jajajaja

      yo vi el campeón cuando niña en casa de unos tíos, mamá que estaba en otra habitación, tuvo que asomarse para ver porque sus hijos estaban llorando de esa manera

      Eliminar
    7. Yo la vi en el cine cuando era muy pequeña y los malvados administradores encendieron las luces apenas se terminó la película, para que todos los llorones de la sala quedáramos expuestos! y eso incluía al 99% de los presentes, mi mamá estaba en el 1% jajajaja

      Eliminar
    8. Jajajaja, ahora tú me hiciste reír a mí Loly, con eso que tu mamá era del 1% jajaja. Recuerdo eso de las luces encendidas recién terminaba la película, y ver a los chicos con los ojos rojos, jajaja.

      Eliminar
  5. Hilda yo te comprendo perfectamente pues yo lloro hasta con las películas infantiles, el último ejemplo es la de 6 grandes héroes, una película preciosa, pero como todas las animadas, tienen un momento en que te hacen trizas el corazón, y allí estaba yo en el cine, con mis dos hijas, ellas muy frescas y yo llorando por el robot jajajajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. bueno, nota mental, jamás ver una película triste Christian, Tere, tú y yo juntos que dejaremos corto al diluvio

      jajajaja ya imagino a tus nenas muy serias y consolándote a ti por estar llorando jejeje

      Eliminar
  6. Yo soy de lágrima difícil con las pelis y los libros, la verdad.
    No pude evitar recordar tu anécdota de Tlaloc... Entre tú y él son un peligro de inundación! :)
    Ah! El cine de la infancia, yo iba a uo llamado Cinecito que tenía las figuras de los animados como carteles lumínicos y me encantaba verlo! No sé si sigue activo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaajajajaja sii, entre Tláloc y yo podemos inundar todo jajajaja

      ah si, el cine de la infancia, como nos hace recordar cosas linda

      Eliminar