martes, 27 de enero de 2015

Lo contrario al silencio

Cuando leí la palabra silencio me acordé de mi post que tengo en mi blog sobre el daño que hace el ruido pero esa no es una anécdota jejeje y leyendo a Elena, me vino el recuerdo.

Hace unos años, me tocó ir a un congreso médico en la ciudad de México, cuando ya estaba yo viviendo en San Luis Potosí.

No queriendo batallar, le pedí a una amiga que vivía a unas cuantas cuadras del lugar del congreso, si me podía dar posada. Servía que la visitaba porque la quiero mucho.

Cuando fue hora de dormir, me dijo que el cuarto donde dormiría yo era el de su hijo, que él me cedería su cama y se iría a la sala.

Agradecí el detalle sin saber que horas después anhelaría que me hubiese tocado el sillón.

Resulta que la ventana del cuarto donde me dormí daba hacia el viaducto, una vía muy transitada, así que podrán imaginarlo, toda la noche me la pasé oyendo el zumbar de los coches!!! y yo, que estoy acostumbrada a dormir con tapones de oídos, en silencio y oscuridad total, no podía hallarme en ese momento en un lugar totalmente contrario a mi amado silencio.



8 comentarios:

  1. Pobrecita Hilda, espero que no hayan sido muchas noches, es horrible cuando algo perturba el sueño, imagino con la cara que ibas todos los días al congreso :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejeje gracias, pues no, solo fue una sola noche por fortuna, a la siguiente que me quedé, caí rendida que olvidé el zumbido de los coches jejeje y no duré más ahí

      aunque te diré que con los vecinos que tengo, mi sueño ha sido perturbado por años!!

      Eliminar
    2. Es verdad, ya nos has contado :(

      Eliminar
  2. Menos mal que solo fue un día Hilda, es terrible no poder conciliar el sueño por la bulla, aunque en mi caso cuando me toca ir a dormir con ruidos, no pasa ni media hora que me quedo dormida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pues tristemente, ahí solo fue un día, tengo unos vecinos horribles que han sido muchos pero muchos días más pero bueno

      que rico, que envidia poder dormir con todo y ruidos!!

      Eliminar
  3. Huy que mala experiencia Hilda, no hay nada más frustrante que querer dormir y no poder hacerlo.

    Yo por suerte no tengo un sueño tan sensible, y si bien es cierto un ruido fuerte inicialmente puede molestarme, luego me duermo y no los siento más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. que envidia Loly, yo no siempre lo logro!!!

      Eliminar