martes, 30 de septiembre de 2014

Sesos, manjar de los dioses

Sé que la palabra "Cerebro" de esta semana estaba más enfocada al órgano que los humanos tenemos en la cabeza, pero esta vez voy a contar una anécdota que gira alrededor de un delicioso platillo elaborado con el cerebro de la res, más conocido como seso.

Hace unos años, una señorita, un tanto "delicada", ocupó el cargo de Contadora en el lugar donde trabajo, ella era muy joven, recién graduada y muy mimada, sus padres la consentían en exceso y ella estaba acostumbrada a salirse con la suya, a hacer siempre lo que quería y no le importaba la opinión de los demás, pero a pesar de eso, todos la llegamos a querer y tolerábamos algunos de sus caprichos.

Por aquellos tiempos, acostumbrábamos a ir a comer a diferentes restaurantes, nos gustaba ir a lugares diferentes a probar los diferentes platillos en los cuales se especializaban, éramos alrededor de 12 personas y algunos llevaban a sus parejas, lo cual hacía el grupo más grande, lo pasábamos muy bien, comíamos rico y compartíamos nuestras situaciones personales, nada del trabajo se tocaba, ahí éramos solo amigos.

Pues esta chica, la Contadora, que como es mi amiga en facebook y de repente se llega a asomar por acá, no les diré su nombre, le gustaba meter su tenedor en los platos de quienes estuvieran sentados a su alcance, en el momento menos esperado decía "quiero probar esto" y ya con el bocado en la boca, a pesar de que ya le habíamos dicho que eso era de mala educación y que no nos gustaba, ella siempre lo hacía.

Una vez, en uno de estos restaurantes, que tenía servicio de bufet, había sesos preparados de manera que no se notaba que lo eran, como es algo que a mí me gusta mucho, me serví en buena cantidad, cuando estábamos sentados a la mesa, ella me preguntó "¿qué es eso?" y yo que sabía que a ella no le gustaba ninguna de las vísceras de la res, no le quise decir, sabiendo que en cualquier momento metería su tenedor en mi plato y se llevaría una sorpresa, le dije, "no sé que es, pero me llamó la atención y quiero probarlo".

Tal como lo pensé, ella en la primera oportunidad, metió su tenedor y tomó un trozo de los sesos diciendo "yo también quiero probar", me quedé esperando su reacción, la cual me sorprendió mucho porque no hizo ninguna mala cara, al contrario, me dijo "qué rico está, me voy a servir un poco más" y se levantó a servirse, así que cuando terminamos de comer le pregunté, "¿te gustaron los sesos verdad?" y ella con cara de aspaviento me preguntó "¿cuáles sesos? eso no me gusta" y yo con una sonora carcajada le dije "pues ahora ya, porque por eso te fuiste a servir", ella no lo creía, les preguntó a todos si era cierto y cuando le dijeron que sí, dijo que tenía náusea y que iba a devolver lo que se había comido, cosa que por cierto no ocurrió.

Y es que la vista de esto: 


puede resultar desagradable, aunque yo me los puedo comer así, por supuesto que cocinados con agua y sazonados con sal, pero ya preparados, como estos: 
tienen una cara mejor.                                Sesos rebozados     

57 comentarios:

  1. Ay Dios. Miriam, me estremezco sólo de pensar en el platillo, pero qué buena lección para esa maleducada jajajajajajaja te comento que mi mamá muchas veces no me decía qué era lo que me había servido pero al probarlos nunca me pasaron aún sin saber qué eran.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces tú sí eras genuina en tus gustos Elizabeth, hay personas que dicen que algo no les gusta sin haberlo probado antes.

      Eliminar
  2. jajajaja y la pregunta ahora es ¿ya dejó de hacer eso o todavía no?

    acá son muy famosos para comerlos en tacos (ahora en agosto no fuimos a comer tacos) a mí en lo personal, no me llama la atención comerlos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues al poco tiempo de aquella vez se casó y se convirtió en ama de casa, supongo que a su esposo y a sus hijos le sigue haciendo lo mismo jajajaja.

      Ya no fuimos :( y yo tenía ganas de probar de todos, pero eso queda pendiente para una próxima vez :D

      ¿Alguna vez los probaste?

      Eliminar
    2. jajajaja supondremos que sigue haciendo lo mismo jajaja

      si oye, Rodrigo nos prometió y no cumplió, nos debe los tacos!!! mira que me había estado saboreando los de suadero

      si, una amiga me enseñó que para decir no me gusta, primero hay que probar y no, no me gustaron, no se me antoja probarlos de nuevo, no creo haber cambiado de opinión jajaja

      Eliminar
    3. Pero es que ya no había espacio, ni de tiempo ni en el estómago, jajajaja, no toda la culpa es de Rodrigo :D

      Ahhh :( qué pena, seguro esos tacos de seso saben muy bien :P

      Eliminar
    4. jajajajaja cierto, porque comimos como cosacos, tienes razón, yo de ingrata con nuestro guía estrella, jejeje es que me quedé con el antojo del suadero

      sii, dicen que saben muy bien, seguro a ti te gustarían, para la próxima

      Eliminar
  3. Huyy Miriam!!!! Yo de verdad de verlos en la foto me dan fatigas,jajajajaja. En Cuba tambien se comen. Recuerdo que a mi padrastro (el hombre que me crio y educo) le encantaban con huevos revueltos...y cada vez que los comia asi mismo como los huevos terminaba mi estomago!!! Pero muy buena leccion de modales a tu amiga!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajaja me he encontrado a muchas personas que dicen lo mismo Karelia, no pueden ni verlos porque se les revuelve el estómago, es una pena porque se pierden de algo inigualable.

      Si, aquella presumida tuvo su merecido, jajajaja.

      Eliminar
  4. Aquí también se comen los sesos, a mi no me gustan, pobre chica la entiendo, yo no como carne de cerdo pero a veces te engañan diciéndote que es otro tipo de carne. La verdad es que se ven más sabrosos en la segunda foto, creo que hasta yo terminaría comiéndolos.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chris, de cerdo no he comido, no sé por qué, sólo de res, de pollo y hasta los de pescado, jajajaja son unas micras pero me encantan.
      Alguna vez dales la oportunidad y pruébalos, ya verás que son ricos :D

      Eliminar
    2. ¡Sesos de pescado! eso si que no lo había escuchado nunca :O

      Eliminar
    3. Es que apenas si se ven Loly, pero son saladitos, ¡muy ricos!

      Eliminar
  5. Mi mamá dicen que son un manjar..Pero a mi de solo pensar que son sesos se me quitan las ganas... En fin...¡Qué buena lección para la señorita!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje, me doy cuenta que a la mayoría no les gustan, en mi casa se comen siempre y a mis nietos les encantan, son capaces de comerse uno entero, que de paso son algo pequeños :)

      Eliminar
  6. Seguro que tienen mejor cara y muy buen sabor! Me encantan los sesos! Mi madre los preparaba así en frituras y también con huevos revueltos. Como quiera me gustaban! :)
    Me divertí con tu anécdota, Miriam. Lo curioso es que hayan hecho buenas migas... A mí la gente así me pone un poco impaciente y en algún momento dejo de prestarles atención.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro Pelusita, puse las dos fotos para que se note la diferencia, si la primera imagen causa mala impresión, no hay que verlos, solo comerlos cuando ya estén preparados.

      También yo me sorprendí de hacer buenas migas con ella, tampoco tengo paciencia, pero me daba cierta ternura, era como una niña pequeña, tenía carisma, y mira que ella fue quien me encaminó en el uso de las computadoras, que yo me resistía tanto a usar.

      Eliminar
  7. ups, que vergüenza, bueno yo nunca fui consentida, pero mona para comer, uf, peor que cualquiera, nada me gustaba, y la sola vista de los sesos, huy, por cierto, antes lo escribí mal, me pone enferma, hasta la fotita de arriba me descompuso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ups, lo siento Vilmita, no era mi intención causar estragos, jeje, era solo para comparar y que se vea que las apariencias engañan, jeje.
      Lo consentida de aquella niña, era porque siempre hacía lo que quería aunque uno le dijera que no era correcto.

      Eliminar
  8. Respuestas
    1. Pero no por eso dejes de quererme e intenta venir a visitarme, te prometo darte a comer solo lo que te guste :D

      Eliminar
    2. Tania tienes que comer sesos o el cerebro se te pondrá chiquito!!! :D

      Eliminar
    3. Jajajajajaja exactamente Loly!!! Qué bueno que lo recordaste. Y si alguna vez han comido nueces, pueden pensar que han comido sesos, ¡se parecen!

      Eliminar
    4. Miriam eso de la nuez me ha hecho recordar un chiste que dice:

      Estaban los alimentos aburridos así que decidieron jugar, y el brócoli propuso, juguemos a las semejanzas, por ejemplo yo, parezco un arbolito. Y la nuez dijo: yo parezco un cerebro, y la salchicha dijo: este juego no me gusta. :P

      Eliminar
    5. Cuando te visite me tienes que enseñar la carne cruda, para estar segura que no me darás iguana y sesos disfrazados :p
      Si tengo que comer eso, mejor que se encoja!!
      Yo conozco ese chiste pero al que no le gusta el juego es a un hongo :) ...por cierto, me gustan las nueces pero justamente esa que se parece al cerebro no me gusta, siento que sabe mucho a aceite

      Eliminar
    6. Jajajajajaja ay cómo me has hecho reír Loly, de esos juegos hay una gran variedad, como la tres amigas que se conocieron en un club, dice la primera, me llamo Catalina, pero mis amigos me dicen Cata, la otra dice, yo me llamo Liliana pero ustedes me pueden decir Lili, y toca el turno a la tercera que dice, mi nombre es Penélope ¡y no me gustan los diminutivos!

      Tania, vamos juntas a comprar los alimentos, aunque tú te pierdes esas delicias.
      Mira tú, todas las nueces tienen aceite, y esas con forma de cerebro son las que menos :P

      Eliminar
    7. si yo también me sabía el chiste con un hongo.

      Y pues que les digo, yo soy muy dada a usar diminutivos para llamar a la gente de forma cariñosa.

      Y justo tengo dos alumnas, con las que no puedo usar el diminutivo: Penélope y Micol

      Eliminar
    8. Pobres niñas, no las puedes consentir :)

      Eliminar
    9. Jajajajajaja que risa lo de la pobre Penélope Miriam, estuvo buenísimo el chiste.

      Hilda sólo de pensar en el diminutivo de Micol me maté de la risa jajajajajaja.

      Eliminar
    10. jajajja pues ríete más!! se me salió decirte así en clase!!! delante de todos!! yo no sé como me perdonó la niña!! buaaa buaaaa

      Eliminar
    11. Jajajajajajaja, pobrecita! seguramente lo superará con terapia :D

      Eliminar
    12. jajajaja Dios así lo quiera!!! jajajaja

      Eliminar
  9. Miriam que yo recuerde nunca he probado los sesos de vaca ni de ningún otro animal, así que no puedo decir si me gustan o no, aunque en general no me gustan las vísceras de la vaca, le huyo al hígado (wácala), el riñón no me agrada y el corazón menos. No importa de qué modos los preparen, yo termino identificándolos por su fuerte sabor característico y no me pasan por nada del mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tengo que ser de otro mundo Loly, todo eso que no te gusta, ¡me encanta! un buen bistec de hígado no se puede despreciar, y unos riñones asados, tampoco se pueden dejar pasar :)
      No cabe duda que la limpieza y la preparación tienen mucho que ver, yo suelo marinarlos con mucho jugo de limón y así disminuye el olor :D

      Eliminar
    2. Yo no le encuentro la manera para comerlos, así que mejor paso :)

      Eliminar
    3. Miriam, yo te acompaño con un buen bistec de hígado de res, con harta cebolla, me encanta!!!

      Eliminar
    4. A mi me gusta el hígado, hace unos meses lo comía a menudo por una deficiencia de hierro que tengo; los riñones, aunque tengo siglos que no los como, no me desagradan pero no creo que me pueda comer los sesos, no es por como sepan es por lo que son. Me pasa igual con el pulpo, nunca lo he probado y nunca lo haré!!

      Eliminar
    5. Bueno Loly, tampoco se puede obligar a nadie, yo haría lo mismo si quisieran que tomara leche :P

      Sale y vale Hilda! a mí también me encanta la cebolla, por cierto mi almuerzo de hoy fue un buen bistec de hígado :D

      Yo también empecé comiendo hígado por la falta de hierro Tania, eso me llevó a comerlo crudo, como ceviche, a mis hijos así es como les gusta más.

      Yo tampoco deseo comer pulpo, así que no insisto con los sesos, pero ¡son tan ricos! jajaja

      Eliminar
    6. ay a mí me gusta mucho el pulpo, por lo menos en coctel, sabe delicioso!! me animé a probarlo hace años y me gustó muchísimo. Un coctel de camarones y pulpo, es la gloria!!

      ah no, comemos el hígado bien cocidito, en ceviche crudo, no se me antoja jajajaja

      Eliminar
    7. Tendré que darle su oportunidad a los pulpos en coctel, ya me antojaste, jajaja.

      Ahhh bueno, dejemos el ceviche para mis chicos ;)

      Eliminar
    8. siiii pruébalos, saben deliciosos!!

      siii, ceviche para tus muchachos, hígado bien cocido con harta cebolla para nosotras!!

      Eliminar
  10. Me encantan los sesos, me los como directo de la cabeza de la gallina o pollo o hecho tortilla con el soso de la res. ¡Qué delicia!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay si Angélica María!!! Yo también, son tan ricos, tú y yo deberíamos de juntarnos a comer, cuando venga Tania, tráete a Loly para que las dos se consuelen al vernos comer :P

      Eliminar
  11. O también les puede dar envidia y se atreven a probarlo, ja ja.

    ResponderEliminar
  12. Comentario de Joseph:
    Bien, yo no considero que los sesos, así como otros productos de origen animal, sean un manjar de los dioses, ni de los héroes, ni de los mortales. Siento muchas veces repulsión hacia ese tipo de comida, aunque me divertí con la historia de la Contadora maleducada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es cierto Angélica María, pueden antojarse al vernos comerlos :D

      Gracias Pelusa, lamento que a Joseph no le dé curiosidad probar ese manjar de dioses, jejeje que bueno que le gustó la historia.

      Eliminar
  13. No sabía que era de mala educación que un amigo probara de la comida que uno estuviera comiendo. En lo personal antes que incomodarme me parecería gracioso. Pero tal vez sean convenciones que no alcanzo a comprender. :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alex, no sé que diga Miriam, pero lo que yo veo mal es que la chica quisiera siempre probar de la comida de los demás y sobre todo que no se esperaba a que alguien le invitase y tampoco pedía permiso ni se esperaba a que se lo dieran.

      Eliminar
    2. Acá es así Alex, cuando tú has usado tu tenedor y luego vas y lo metes en el plato de otra persona, es de muy mala educación, no debe hacerse en ninguna circunstancia, a menos que sea entre pareja de novios y/o esposos que estén acostumbrados a hacerfo.

      Como dice Hilda, es prudente preguntar si puede probarlo y esperar que la otra persona diga que si, (yo lo hice con Rodrigo y sus nopales, jejeje) y ella misma te lo dé o te diga que lo tomes.

      Eliminar
    3. jajajaja ¿asaltaste los nopales de Rodrigo? jajaja no me di cuenta, debió ser en un momento en que me paré a servirme más comida :)

      ¿y qué te parecieron los nopales?

      Eliminar
    4. Yo soy de las personas a las que no les gusta que alguien empiece a comer de su plato, o sea, ¿entonces por qué no ordenaron lo mismo?, sólo acepto compartir cuando es demasiada comida y sé de antemano que no voy a comérmela toda.

      Eliminar
    5. yo soy igual Angélica, la única forma en que lo hago es compartir un pedazo o la mitad del platillo si a ambas personas se nos antojó ambos platillos

      O como ahora que nos vimos, que vi que Marisol no se terminó su cecina, le pregunté si no se la iba a acabar y si podía comerla y pues me sacrifiqué!!!

      Eliminar
    6. Bueno, en cuanto a que la persona no meta el tenedor usado o no pida permiso, está bien... Pero si pide permiso para probar no habría problema creo. Por otro lado, Loly, a veces sucede que piden un plato apetecido pero también se ven muy ricos los demás platos de las otras personas de la mesa y dan ganas de probarlo todo. :P

      Eliminar
    7. ah si claro, si pides permiso y la persona te lo autoriza, está bien, siempre y cuando no abuses y lo hagas con una persona con la que sientas confianza para hacerlo.
      Y si, por supuesto, a veces se antoja el plato de la otra persona y dan ganas de probar de todo jejeje

      Eliminar
    8. Huy no, yo prefiero que no me pidan permiso para probar, el plato es mío!!! jajajajajaja.

      Eliminar
    9. Hilda, sí le pedí un pedazo de sus nopales a Rodrigo :) y estaba rico, me gustó, y como dice Loly, hubiera podido servirme pero era tanto lo que había para comer y mi plato ya rebosaba así que pedí solo para probarlos :D

      Alex, te das cuenta el por qué la actitud de mi compañera de trabajo nos molestaba a todos, ella no pedía permiso sólo llevaba su tener al plato y tomaba lo que se le antojaba, era de muy mal gusto.

      Loly, a mí tampoco me gusta que me pidan lo que estoy comiendo, y menos si está rico y me lo quiero comer todo, jajajajaja

      Eliminar
    10. Pues no me di cuenta cuando lo hiciste. jijiji Que bueno que te gustaron los nopales. Ay si, ese día comimos como cosacos y había tanto por probar!!

      si, si, yo igual, yo también me lo quiero comer todo sobre todo si está rico, pero si también se me antojó el otro, puedo compartir hasta la mitad, dependiendo!!

      Eliminar