martes, 30 de diciembre de 2014

MI ELEMENTO

Mi signo debería ser Piscis, me encanta el mar, utilizo  mis 5 sentidos ya que me encanta observarlo en su inmensidad, escuchar en el silencio de la noche las olas que revientan en la playa, que sus aguas no siempre tranquilas toquen mi piel cuando  me introduzco en él, oler el aire salino que emana y  alimentarme de sus productos, que son mis preferidos .

Hace 14 años que me vine a la ciudad  y lo que más añoro es el poder contemplar una puesta de sol teniendo como fondo el mar ya que soy de las personas que le agrada contemplar la naturaleza.
               Esta foto es tomada en Salinas-Ecuador

Sin embargo, el mar me jugó una pasada, cuando tenía  17 años, me fui  con una amiga a Playas, un balneario cercano a la ciudad, se caracteriza por sus grandes olas, no sabía nadar aún por lo tanto estaba asida a una palo de balsa, no me di cuenta  que el mar me había llevado  un poco lejos y cuando quise ponerme de pie no pude, le comenté a mi amiga lo que sucedía y ella que sí sabía nadar y muy cuerda me dijo: "voy a traerte de regreso a la playa, pero cuando me acerque a ti, no me vas a agarrar porque no podría nadar y nos hundiremos ambas, necesito que estés tranquila ya que no estás muy lejos"

Confié plenamente en ella, sumado que no estaba muy asustada y cuando pude ponerme de pie, lo primero que me prometí es que tenía que aprender a nadar y así fue, nado con estilo, es decir como los nadadores profesionales.

Aprovecho la oportunidad para desearles a todos los que participan en el blog un Feliz Año 2015, lleno de cosas nuevas y positivas.


7 comentarios:

  1. Y yo, para variar, tu antítesis en lo deportivo, sólo nado como perrito.

    Yo tampoco suelo asustarme si de pronto me alejo de la orilla, pero ahora le tengo más respeto al mar que cuando era chica, que me metía aun cuando estaba picado sin miedo a ahogarme.

    ResponderEliminar
  2. Angélica María, a mí también me gusta el mar, el ruido de las olas al chocar en la playa, tiene un encanto muy especial.
    Que susto se pasa a veces, mi mamá siempre nos decía "al mar hay que respetarlo" y eso nunca se me olvida, y una vez tuve que sacarla a ella, que aún sabiendo nadar, se estaba hundiendo. Después de esa vez ya no quiso meterse más al mar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, el mar tiene sus misterios y sorpresas, nunca estará de más el tomar precauciones al bañarnos en él.

      Eliminar
  3. es lo que dicen como consejo a alguien que se está ahogando, debe soltarse y no intentar nunca agarrar al rescatista porque podrían hundirse los dos, que experiencia, yo sí hubiera muerto de miedo jejeje felicidades por la valentía y por haber aprendido a nadar.
    Feliz año

    ResponderEliminar
  4. Yo nunca aprendí del todo, no me ahogo pero tampoco nado, más bien me quedo flotando y avanzando de a poquitos. Le temo al mar, me encanta, pero nos respetamos mutuamente, ni yo me le adentro mucho ni él me lleva consigo, jeje.
    Admiro su actitud de siempre coger las riendas de su vida, en todo. Admirable!
    Feliz año!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo si de plano Elena no floto siquiera jejeje

      Eliminar