sábado, 18 de octubre de 2014

Enamorarse como en las películas...

La verdad es que yo tengo una visión demasiado cínica del amor y no quería verter aquí mi excepticismo ni mis personalísimas ideas, pero... no quería faltar a una consigna siendo tan joven el proyecto.  Por ese motivo decidí traerles una historia de amor...digamos "platónico", aunque es bien sabido que el que desarrolló el concepto de amor platónico moderno como "aquel imposible de alcanzar", claramente no había interpretado nada de lo que Platón dijo en El Banquete acerca del amor...


Mis padres eran cinéfilos así que no es de extrañar que mis amores más tempranos hayan sido los actores de la gran pantalla...


Ricardo Passano fue un gran actor del cine argentino. Nació cuando el siglo XX era aún muy joven y trabajó en la industria cinematográfica desde los 15 años. Era el galán preferido de esas comedias blancas de los años 40. A los diez o doce años ya había visto todas sus películas.  En repeticiones de la tele o en vhs que mi padre coleccionaba.  Me parecía el hombre más hermoso y romántico que hubiera pisado la tierra. Bueno, me lo sigue pareciendo.  Toda mi vida seguí sus entrevistas y cuando yo tenía 27 años averigüé que él daba clases de teatro en un salón que le prestaba la Iglesia de San José de Flores.  Y allá fui, con mi cara más dura a tomar clases de teatro con la única finalidad de conocerlo en persona.  El tenía ya 76 años pero seguía siendo un señor magnífico con esa voz y esa prestancia, que me dejaban muda.  Fue siempre muy lindo conmigo, me tuvo mucha paciencia y jamás se atrevió a decirme que yo carecía por completo de talento. Después de unos meses, cumplido mi sueño, dejé de asistir a las clases.


Años después lo escuché en una entrevista en la tele decir que él sentía que a los viejos actores la gente los olvidaba...me puso triste y después de varios días indagando conseguí la dirección de su casa y le escribí una carta larga.  Le conté que a los 9 años estaba enamorada de "Miguel Cané", su personaje en la película Juvenilia...y también los celos que me daban cuando hacía pareja con Lolita Torres...envié la carta y luego seguí con mis cosas.  Un par de meses después, el cartero me trajo su respuesta: la carta más valiosa que recibí en mi vida....un Ricardo feliz, que me agradecía lo mucho que se había reído leyendo mis historias, que me contaba sus proyectos y me invitaba a ir a verlo.  Inclusive me enviaba su número telefónico. Y me enviaba una foto, detrás de la cual con su prolija caligrafía, típica de quienes han aprendido a escribir con pluma y tintero, escribió: "A mi joven amiga Cecilia con cariño, Ricardo".




No soy apegada a las cosas, pero esa carta es uno de mis mayores tesoros.  Nunca lo llamé.  No volví a ir a visitarlo y tampoco nos volvimos a escribir.  Pocos años después la tele me contaba que Ricardo Passano había muerto. Tenía 90 años.


Les dejo como ilustración de la historia tres fotos, nadie reclamará derechos sobre ellas.  Son mías y las he escaneado para mostrárselas a ustedes.  Una es una foto del Ricardo joven que me enamoraba en mi infancia. Las otras dos son la carta que me envió y la foto que recibí junto a ella.  Me alegra hoy poder rendirle un pequeño homenaje recordándolo. 

19 comentarios:

  1. Pues que bonito el amor de niñez y además esos.amores imposibles del celuloide... muy buena historia y muy bien por hacer todo lo.posible por conocer tu enamorado. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Abrazo releante! Me alegro que te gustara!

      Eliminar
  2. A pesar de que no recuerdo haber sentido nunca nada por algún personaje de televisión imaginando un poco la situación me pareció grandioso que pudieras estrechar lazos con quien te llamaba tanto la atención, lo que no entendí fue por qué no continuaste la buena amistad si el señor te abrió las puertas de su vida. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena pregunta, Alexei...supongo que fui dejando para luego las cosas y terminé por no hacerlas nunca....grandes errores de los que hay que aprender. Besos.

      Eliminar
  3. Ay, Ceci! Es de las historias más lindas que he leído!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    Y es que era para enamorarse el señor, se ve en las fotos que tenía un encanto como para partirle el corazón a cualquiera! Y la carta..., ¡qué pícaro ese "Miguel Cané" como segunda firma! Quedó claro con qué espíritu te respondió, jeje. ¡Qué señor! :)
    Yo estuve "enamorada" de uno de los mejores galanes de la pantalla cubana, Enrique Almirante se llamaba... pero bueno, no es mi historia sino la maravilla de la tuya de lo que se trata.
    ¿Sabes? Cada vez más me doy cuenta de la importancia de agradecerle a las personas que admiramos lo mucho que hicieron por nosotros, incluso sin saberlo. Adoré tu historia y, con tu permiso, me quedo con una copia de esa carta para mi pequeño archivo de tesoros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, tienes mi permiso para guardarla. Me alegra saber que la disfrutaste. A mi me gustó rescatarla y compartirla. A veces uno pierde la noción de cuántas cosas nos han pasado en la vida y de cuántas lindas cosas hemos hecho...Creo que ser agradecida es la mejor enseñanza que mis padres me dejaron. cuesta tan poco y hace tanto bien!!

      Eliminar
  4. Cecilia, qué linda tu historia y que lo hayas podido conocer en persona luego de muchos años, además que te haya escrito. Yo viví y vivo actualmente "enamorada" de Robert Redford, aunque ya no es el galán de años atrás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mmmm Robert Redford!! un bombón!
      Gracias Angélica!

      Eliminar
  5. Cecilia, una historia propia de ti, con esa sensibilidad que te caracteriza no es extraño que te hayas enamorado de un ideal, además quien no, un Señor encantador y amable, responder tu carta fue una acción muy especial, propia de un caballero.
    Linda historia.

    ResponderEliminar
  6. Si, Ylba. Uno de los mejores recuerdos que atesoro. Un caballero con todas las letras.

    ResponderEliminar
  7. wow, wow, recontrawow, gracias por compartir esta hermosísima historia. eres única, mira que tener el valor de sentarte y desnudar tu corazoncito ante este caballero, yo no sé si tendría el valor de hacer algo como eso. oye era precioso hasta de anciano era una galanazo. ni que decir que me mató de la risa lo de las clases de teatro, jajajaja que manera de acosar más refinada, jajajaja voy a denunciarte con el fbi, jajajaja bueno estoy segurísima que aprendiste más de 4 cosas, ese cerebro tuyo es incapáz de desechar cosas de valor. fascinante historia, sabía que nos compartirías algo fantástico, pero has sobrepasado mis espectatativas <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajja menos mal que a Ricardo no se le ocurrió denunciarme por acoso juaaaaaaaa gracias Vilmita por tus palabras. ya me conocés...cuando quiero algo..siempre me salgo con la mía :P

      Eliminar
  8. Ay Cecilia ya me imagino la emoción que sentiste al recibir contestación a tu carta. Muy bonita historia.

    Esa Lolita Torres era la mamá de Diego?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto Tania! Lolita Torres fue una gran estrella y era la mamá de nuestro querido Diego Torres. Toda una familia de artistas.

      Eliminar
  9. Ceci me parece hermoso que escribieras una carta, me emociona saber que le hiciste muy feliz y que te contestó, siempre me haces sentir muy orgulloso.
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Ceci, ya veo que te tienes unos recuerdos hermosos, que la vida te ha premiado con detalles tan significativos y valiosos, por encima de muchas cosas, gracias por compartirlo, y no se de cuantos galanes, podría uno sentirse enamorado, pero no recuerdo que se me hubiera ocurrido ningún tipo de acercamiento..Ninguno.. Que linda historia...!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi hermana siempre bromea conmigo y dice que yo soy como Forrest Gump..me las he ingeniado para estar en todos lados y participar de todos los eventos jajajajaj y eso que todavía soy una niña!!!! Agarrate, mundo!!! que pienso vivir hasta los 80!

      Eliminar
  11. Ceci me enamoré de tu historia, ¡qué lindo homenaje a tu querido Ricardo! y cuanto debió llenarle el corazón el recibir tu carta, esos detalles de cariño son los que van llenando la vida. Bien por ti amiguita!

    ResponderEliminar