domingo, 30 de noviembre de 2014

Que no me voy por la tangente!!

 Desde niña me gustaron los animales. En casa hubo un tiempo en que parecía que vivíamos en un circo o una granja: dos curieles (que se convirtieron en siete), cuatro periquitos, un perro y, por supuesto, una gata. Era realmente un poco difícil mantener la concordia entre perro-gato-curiel ya que formaban algo así como eslabones consecutivos de la cadena alimenticia. Pero sobrevivieron todos (al menos por un tiempo).

De todos indiscutiblemente mi predilección era hacia los gatos. No hay un gato que en mis 35 años de vida me halla mordido...ni uno solo. Mi madre dice que tengo un don extraño para ellos y estoy al pensar que así es ya que gato que entre a mi casa se vuelve perro al extremo de seguirme a todas partes como un perrillo faldero. Es más, mi "don" es tal que un día hace unos 10 años, cruce la verja que me separaba de la jaula de un leopardo que se paseaba de un lado a otro para intentar acariciarlo a través de los barrotes. Y lo hice...pero lo maravilloso no fue eso sino que cuando el animal sintió mi mano en el costado, empezó a ronronear como un gatito y se echó patas arriba para que le acariciara la panza. Fue increíble!!!! Aunque cuando se lo conté a mi madre no le hizo ni gota de gracia.

De ahí que adonde quiera que vaya y vea a un gato, ya sea en una casa o en la calle...allí voy yo a acariciarlo. Ni siquiera los gatos de Roma se libraron de mi "hechizo".




Igual siempre he sido bastante temeraria en mis encuentros con la vida salvaje. Hace unos cuatro años, en una Feria Internacional del Libro, se me dio la oportunidad de cargar a una boa...y ni corta ni perezosa ahí fui yo a ponerme el bicho al cuello mientras mi acompañante ponía el grito en el cielo,jajajaja.


Por tanto no será sorpresa que una de mis vocaciones frustradas sea la de veterinaria.

Y a todas estas se estarán preguntando que qué tiene que ver esto con los koalas. No se preocupen que no me estoy llendo por la tangente, el seno ni el coseno. Es que una de las historias que marcaron mi vocación por los animales fue la de una serie española que se llamaba "Mofly, el último koala" y que me hacía clavarme a la silla, con seis años, y no reaccionar a ningún estímulo hasta que no acabara el capítulo.

Con esa serie lloré, reí y me desesperé por todas las viscicitudes por las que tenía que pasar el pobre animalito que tenía como amiga y protectora una niña con la que me encantaba identificarme. 

Después de esa serie vinieron la de las ardillas "Banner y Flapy", la de "David, el gnomo", "El juez Klaus" y tantas otras que trataban el tema de la protección y el amor a los animales pero para mí "Mofly" fue la que encendió la llama del interés y el amor por la vida salvaje.

Aquí les dejo el link a través del que pueden ver el video con el tema de esta serie. No se lo pierdan...es fantástica!!!

Ya ven como sí tenía que ver con los koalas aunque empezara por los gatos??






17 comentarios:

  1. Ja! Yo también pensé en Mofli. Recién le comenté algo sobre esta serie a Tania en su entrada y si no escribí sobre él es sólo porque no quiero concentrarme en recuerdos de la infancia en este blog. Era muy bonita la historia de Mofli, se disfrutaba mucho. Es probable que sí, que de ahí -de todas esas series- nos venga el amor por los animales a nuestra generación. Las series españolas de animación eran muy buenas, también estaba aquella del cuerpo humano. ¿La recuerdas? El viaje de los glóbulos rojos por todo el cuerpo. Fantástica!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. esa serie de érase una vez la vida es genial, yo no les pongo capítulos a mis alumnos porque les aburren las caricaturas pero eran geniales, que tal los policías glóbulos blancos!!! geniales!!

      Eliminar
  2. que barbaridad!!! atreverse a tocar un leopardo!!! vaya que eres valiente

    que lindo lo del zoológico en casa

    A mí no me gustan los gatos

    jajajajaja horror!! una boa también!!! eres temeraria!!!!

    por acá no se conoció esa serie, pero que lindo que te hizo amar a los animales, que lástima no pudieses dedicarte a ser veterinaria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me ENCANTAN los gatos...los felinos en general. Y es que son tan independientes y con tanta personalidad. Ademas, como ya dije, tengo una especie de feeling especial con ellos. Lo de la boa me encantó. Pesaba una enormidad, la piel fria pelo lisa al tacto. Me la pusieron al cuello y enseguida se enroscó alrededor de mi cuerpo. Si te fijas en la foto hay un pedazo de boa que no se ve, que queda detrás de mí, la cola llega hasta mi rodilla y eso que estaba enrollada y la cabeza está separada de mí así que imagínate el tamaño del bicho!!! Si le das click al enlace vas directo al tema de la serie de Mofly y te darás cuenta enseguida que era una serie supertierna.

      Eliminar
    2. ah los felinos son muy lindos!! esos sí me gustan.
      En mi vida solo me ha gustado un gato, mi mascota en el servicio social

      ahhhhh que horror lo que me platicas de la boa!!!

      Eliminar
  3. Siiiiiiiiiiiiiiii.se llamaba "Érase una vez la vida". A mi me fascinaba!!!! Luego sacaron otra con los mismos personajes pero era de la historia de la Humanidad y se llamaba "Érase una vez el hombre". Las series animadas españolas de esa época eran preciosas y todas con un mensaje positivo. Dónde me dejas "Ruy el pequeño Cid"?? Fue la primera vez que supe del Cid Campeador.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese de érase una vez la vida y érase una vez el hombre me fascinaba!!

      Eliminar
    2. Yo veía "Érase una vez el hombre" me encantaba!

      Eliminar
  4. Yo no soy muy de animales, nunca he tenido uno y no me imagino conviviendo con uno.

    Yo no recuerdo que aquí pasaran esas series

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco tengo ese feeling con los animales Tania, y mis hijas se lamentan por ello.

      Eliminar
  5. No conocía a ese personaje. Cuando apareció la palabra de esta semana lo primero que pensé es que no recordaba ningún personaje animado que fuera un Koala, recordaba hasta Pandas, pero koala, ninguno y me pareció extraño. Me puse a investigar un poquito y encontré por ahí algunos, aunque creo que ninguno tuvo mucho éxito. Ah, de niño yo también fui muy animalero :)

    ResponderEliminar
  6. Lo que yo no conozco son los curieles, me quedó la duda pero mañana lo investigo :)
    No cabe duda que tienes un feeling especial con los animales, casi la Dra. Doolittle :P esas series españolas no las vimos por acá, ninguna me es conocida.
    Felicitaciones por tu valentía!

    ResponderEliminar
  7. A los curieles tambien les llaman conejillos de indias y guinea pigs y son tiernisimos!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Karelia, acá los conocemos como cuyos, son muy lindos y se reproducen tanto que cuando una pareja tiene muchos hijos les dicen que parecen cuyos :D

      Eliminar
  8. Yo supongo que los curieles son nuestros curios

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, exactamente esos son, ya lo investigué, jajaja

      Eliminar
  9. Karelia yo no habría tenido problemas en posar con una boa al cuello, pero meterme en la jaula de un leopardo que se pasea... ni estando loca!!!

    ResponderEliminar